martes, diciembre 01, 2009


A propòsit de tot el meollo del Estatut que aquests dies ens té a tots ben distrets, m'agradaria parlar del trist paper de ERC en la política catalana dels últims anys i d'alguns aspectes que envolten el tema de la independència de Catalunya.
Després d'una representació a ERC per part de dos personatges com a mínim intrigants com són Heribert Barrera i Àngel Colom (no seré jo ni aquest és el lloc propici per enumerar les raons d'aquesta sospita perquè és de domini públic el que aquests dos senyors defensen) ens vam trobar amb una generació de caps visibles que en un primer moment van resultar enlluernadors en termes mediàtics. Rovira i Puigcercós van formar coalició amb PSC i IC i es van traslladar a la Plaça Sant Jaume. Per aquells que no tenim cap tipus de simpatia pel sistema de partits i preferiríem un sistema assambleari (convertir l'Estat en un pur òrgan de gestió dirigit per un senat territorial) vam pensar que com a mínim s'havia acabat amb una hegemonia convergent que havia defensat els interessos econòmics de Catalunya des del classisme i l'inmovilisme més reprobable. Y llavors és quan comença el vals de despropòsits: es redacta un nou Estatut (sense que la Constitució espanyola canviï el més mínim), es vota al Parlament, i es decideix fer un referendum que finalment dóna per bo allò que s'ha redactat, però amb el vot en contra d'ERC, que diu que no, que no és suficient, que hem de demanar més.
Aquí és on jo em perdo: ERC és un partit que té com a principal objectiu polític la independència de Catalunya. Per què nassos hem de demanar res a Espanya, llavors? Si vols la independència no vagis a Madrid a demanar diners. No és ridícul? Si vols una millor financiació és perquè desitges seguir formant part de l'Estat Espanyol. En fi, ERC va tenir la gran idea de formar coalició amb un partit que depèn d'un altre d'abast estatal i amb un altre que tres quarts del mateix i cap dels dos son independentistes. ERC va sortir del tripartit un dia durant l'esmorzar, com qui diu, i a les següents eleccions va tornar a formar coalició amb els altres dos que van votar Sí a l'Estatut, suposo que per dur a terme allò que no havien acceptat. Serà pel sou i per les avantatges de ser home de govern (aquí la imaginació vola lluny, i més lluny, i hem d'anar més lluny per ni tan sols imaginar-ho) o per la pressió de les basses del partit, no ho sé, però la qüestió és que ERC és al govern participant en polítiques que en cap moment posen en dubte la pertinença a l'Estat espanyol. És més, la corroboren. Ja només li faltava a ERC fer el rotet en forma de lluita interna...
La independència de Catalunya es defensa a Catalunya, dient que "ni un duro més" a Madrid i plantant-se allà on normalment reivindiquem drets a una autoritat que reconeixem cada vegada que li demanem res. I que sortin els tancs, no?
I parlant de la independència, realment la volem? Jo, personalment, la desitjo per raons estrictaments polítiques, perquè no vull seguir formant part d'una Corona, d'una Constitució i d'una mentalitat política que rebutjo amb tota la meva sang; perquè crec que una administració pública que té totes les competències ha de estar el més a prop possible del territori que abasteix (i això serveix també per una Catalunya independent) i perquè crec que, precisament en una situació d'uniformalització político-económica com l'actual, és millor que les nacions sense Estat es puguin defensar per elles mateixes (és l'esperança del ciutadà, ja que no té cap poder). Però, com seria una Catalunya independent? Doncs bé, aquí és on no em puc creure que això no sigui motiu de debat mediàtic. A continuació, algunes certeses: Catalunya seria un país en règim parlamentari, amb un sistema de partits i una economia de mercat on l'hegemonia dels bancs, l'especulació immobiliària, l'explotació laboral i l'enriquiment sobtat serien senzillament índexs positius. Formaríem part de la UE, sens dubte, i de la zona Euro. No hi hauria cap voluntat de convertir les alcaldies en assamblees consistorials. La classe política tindria una impunitat absoluta en l'exercici de les seves funcions. I no segueixo perquè em poso malalt.
Però hi ha una sèrie de preguntes: Entraríem a la OTAN? Hi hauria un exèrcit? Seria llavors el servei militar obligatori? Hi hauria un canvi radical en la política educativa o seguiríem la línia espanyola? Es convertiria Catalunya en un país federal, segons les pròpies directrius que defensem avui al congrés de Madrid? Existiria una fiscalia anti-corrupció com l'espanyola? I moltes més preguntes que poden sorgir en una tarda d'agost a Palamós amb el Trivial Pursuit.
Em fa força gràcia pensar en tots aquells catalanistes de costellada en una Catalunya independent. Per començar, li farien fàstics a que tanta gent seguís parlant el castellà però ja no podrien criticar-ho, perquè ja no existiria la situació de co-oficialitat d'ara i el castellà seria llengua estrangera. O els que se'n fan creus només de pensar que el Barça sortiria de la lliga espanyola i s'hauria de veure les cares amb el Nàstic. Per no parlar de l'absència de l'enemic i la dissolució del tòpic de l'oasi, i és que potser per primera vegada ens veuríem a nosaltres mateixos subratllant divisions i diferències irreconciliables. Bé això, de fet, té bona pinta!

La foto: he posat ERC al Google a veure què sortia. Doncs resulta que aquest tanc es diu ERC 90 Sagaie. Pur McLuhan, jejeje...

miércoles, noviembre 04, 2009

BUSCANT FEINA




Doncs resulta que el que aquí escriu es guanya la vida de cambrer, i es dóna el cas que, després d'una pila d'anys amb molta sort a l'hora de trobar feina (els anys del Dot, del Salero, a més dels tres anys a l'opaqo i l'any i mig a El Salón estan plens de bons records), ara em trobo en serioses dificultats per trobar feina en un lloc amb cara i ulls. I quan parlo d'un lloc amb cara i ulls em refereixo a un restaurant d'ofici, no un negoci d'hostaleria.
Pels profans faré cinc cèntims: Si el cartell del carrer diu "Restaurant", la barra està buida, la carta és un llibre de tapes dures i hi han estovalles a cada taula, això vol dir que estàs en un restaurant de veritat i l'amo porta tota la vida dedicant-se a l'ofici. Si al contrari, al cartell de la façana diu "Bar Restaurant Cafetería", té l'expositor de tapes a la barra, les cadires són dures i hi ha un dispensador de tovallons de paper a cada taula, això és un negoci d'hostaleria regentat per uns empresaris que mai en sa vida han servit un cafè (amb l'excepció dels negocis familiars, és clar). Podria semblar que la diferència rau tan sols en la gestió, però es dona el cas que l'abisme que s'obre entre un i l'altre té tant a veure amb la gestió administrativa del negoci com amb el resultat de la teva comanda.
Els empresaris només pensen en termes de conveniència a l'hora de decidir la oferta i d'afluència a l'hora d'endevinar la demanda. Però no gasten ni un minut en pensar què és allò que a ells els agrada (s'obliden que ells mateixos també són clients modèlics en una estadística, tant com el perfil de client monstruós que ells tenen la vulgaritat d'imaginar com a client mitjà). El resultat és fàcil d'esbrinar: les tapes són una merda, senzillament perquè ningú que cobra la merda de sou que paguen sap fer-les com Déu mana. Al final, el seu flamant restaurant del carrer Rosselló o Muntaner acaba sent una cantonada on prendre un café estant de pas. Perquè absolutament ningú que tingui la mala sort de demanar una ensaladilla russa tornarà per repetir, perquè a un cuiner filipí en règim de mig esclavatge no li han dit que mai, mai de la vida, ha de posar-li vinagre, i si algú va tenir la mala idea de demanar una truita de patates, el més probable és que se'n recordi fins a la fi dels seus dies dels 6 euros que va pagar per una sola de sabata farinosa amb pa remullat en sang. Per no parlar de la sípia pneumàtica que espera tota coberta d'un julivert negre a que un veí mal casat en segones núpcies i aficionat a la alquímia vulgui tastar en plena transmutació de calor en fogot fins a les últimes conseqüencies de la contracció pre-part i la emulsió de l'oli en ungüent.
A l'home d'ofici, al cuiner o al cambrer que s'ha afartat de fer bechamels o de servir cafés no li calen estudis de mercat; sap perfectament què es allò que vol vendre i en quines condicions els clients ho compraran. De fet, no és que ho sàpiga, és que la intuïció mana en aquests casos, i en realitat només ha de fer allò que sap fer com millor li surt. Tots, absolutament tots tornem a on ens han tractat bé, sigui perquè ens tiren la canya a dos temps o perquè saben els temps de cocció d'un filet de bou. Els empresaris d'hostaleria tenen un defecte sorprenent allà on hom s'imagina que només poden haver-hi certeses (tant preparats que vènen de les altes esferes olímpiques on es fragüen les instàncies capitalistes de nova fornada): resulta que no tenen idea de res. Són els pitjors clients, els més ignorants. Perquè només que tinguessin una petita noció del que és bo, la seva empresa evidenciaria una línia d'acció semblant a un paradigma d'èxit; però es dóna el cas que és tot el contrari.
Em resisteixo a treballar en un tapa-tapa o a qualsevol altre invent infantil d'un ex-estudiant d'Esade que fa migdiades al carrer Ganduxer mentre els filipins i els dominicans que serveixen esqueixada amb bacallà descongelat i brandys en copa de cognac guanyen en una hora de feina el que costa una croqueta. Però no, no és gens fàcil, cada cop hi ha menys restaurants de veritat, perquè cada cop hi ha menys ofici i més ànsies de benefici ràpid; ximplets! Tothom sap que amb l'hostaleria només es pot sobreviure, que no serveix per forrar-se.
Aquest fenòmen de pèrdua sistemàtica d'un cultura hostalera a Barcelona, i precisament per ser aquesta tan recent (el senyor català sempre ha parat taula a casa seva; només a partir dels anys 20 va començar a sortir a sopar a les Rambles, al Suís, a Los Caracoles, al Can Culleretes, etc. Les tapes i el tipus de servei snack van ser importats per la inmigració interprovincial dels anys 60. Hem de tenir present que aquí mai n'hi han hagut de bars, sinó cafès pels burgesos i bodegues pels treballadors) fa pensar en una nova època d'excentricitat insospitada, on ningú es responsabilitza de la qualitat d'allò que vol vendre i, tot i comprovar la disminució d'ingressos, no sigui capaç de reaccionar com a hostaler, sino com mestre de cerimònies: "Pues voy a poner una tele y pasaremos los partidos de fútbol, y los domingos por la noche haremos actuar a humoristas y magos. Hermenegilda, no le pongas tanta salsa a las bravas...".

domingo, octubre 11, 2009

LO GUAY Y LA MÁSCARA

Cuando estudiaba cine en Londres los profesores nos advirtieron de una serie de tópicos impresentables, de una serie de lugares comunes de los que debíamos huir a la hora de hacer un cortometraje. A saber, el “shit happens”: chico conoce chica, o chico y chica se despiden acaloradamente demostrando su amor, y acto seguido, se separan y la chica (siempre la chica) se va calle abajo con una expresión distraída, porque está muy enamorada del chico (que no es otro que el director) y de repente, ¡Zas! Un coche atropella a la chica. Shit happens. The End. ¿Qué carajo significa esto? ¿El conflicto es un accidente? ¿O el Destino? ¡Qué gran tema el Destino! Sobre todo cuando afecta a la escritura de un guión. A lo mejor estaba escrito que escribirías una birria de historia, porque tienes veintidós años y eres un pardillo que cuenta las monedas de la semanada y todavía crees que tu novia tiene mucha suerte de haberte conocido, porque eres un director de cine con futuro. Hay docenas de directores que se han pasado horas y horas escribiendo o repasando guiones solamente para que tú no expliques nada más que si te enamoras te puede atropellar un coche.

Peor aún en el caso de los telefilmes: Chica guapa, elegante y además independiente. Se despide de los compañeros de oficina. Va vestida con falda de tubo y zapatos de tacón. Le dice a un compañero gay que a ver si se ven esa misma noche de viernes en el bar y bromea con el portero sobre las horas extra que le deben los jefes. Levanta una mano e inmediatamente un taxi para a su lado porque es Wall Street y los taxistas sij de New York saben que los ejecutivos dejan mejor propina. La chica llega a casa y le da un beso a su novio que está terminando una escultura. ¡Oh, la chica es guapa e independiente y además tiene sensibilidad, porque en lugar de salir con un ejecutivo se ha enamorado de un artista! ¡Qué tía más guay! Ya, pero... ¿qué pasa?, pues que el novio se va a un vernissage y ella le dice que se queda en casa, que está cansada, y esa misma noche un descerebrado entra por la ventana y la viola. El resto de la película es un drama de abogados, policías y un novio que la abraza muy fuerte con sus espectaculares bíceps. Fascismo puro. ¿Qué es lo que realmente quiere decir una historia como ésta? Pues que esto le pasa a la chica por ser tan independiente. Que debería ser una buena esposa y plancharle los calcetines a su marido en lugar de tener amigos gays y decirle al novio que no le va a acompañar a sus compromisos sociales.

En Londres también nos hablaron del “park bench syndrom”, la típica historia de dos personas tímidas que se encuentran en el banco de un parque de Londres y acaban compartiendo un sandwich. Los pobres estaban hasta los cojones de cortos sobre encuentros en un banco del parque. Creo que Jarmusch sería duramente criticado en uno de los pases trimestrales de aquella escuela.

Hoy he tenido la mala suerte de ver Death Proof del subnormal de Tarantino. Creo que si me hubiera abstenido de verla ahora seria una persona menos sucia y más feliz. Porque crear un espacio de empatía hacia unos personajes para después hacerlos chocar con esa repugnante vehemencia es digno de la conciencia más enferma. Aunque el segundo grupo de chicas (así de crudo) consigan vengarse del hijo de puta, el mensaje está claro: si sois las chicas más guays de la ciudad y lleváis a los pardillos locales de culo, algo malo os pasará tarde o temprano, y algo malo será que un hombre maduro os mate con absoluta premeditación. No me puedo imaginar una historia más fascista y machista enguantada de Pussy Power que ésta.

Sin embargo, ésta película tiene un precedente claro: Psycho de Hitchcock. Aparte de los logros formales, Psycho es un engaño absolutamente intolerable. Conocemos a una trabajadora que ha robado un dinero y ¡Zas! El Buen Dios justiciero le da su merecido. Si robas a tu jefe varón, vendrá un psicópata disfrazado de su abuela y te dará quince cuchilladas. Fin de la historia. Porque a ver quién es el guapo que se acuerda de lo que pasa después… pues lo mismo que en el telefilme.

Ay, chicas guapas del mundo, si nos robáis, nos seducís o nos humilláis, siempre habrá un psicópata que haga el trabajo sucio por nosotros.

La escena del choque de Death Proof es además un regocijo visceral absolutamente gratuito que a estas alturas debería estar censurado por la crítica como “deleznable”.

Suerte que tengo una colección de Kurosawa que está elevando mi espíritu a las más lejanas galaxias del arte cinematográfico con sonrisas agradecidas y lágrimas espesas. Prometo post sobre él en breve.

sábado, septiembre 12, 2009

KITTY DAISY & LEWIS

The Guardian va considerar el disc de Kitty, Daisy & Lewis l'àlbum de l'any 2007. Si tenim en compte que aquesta banda:

1- Eren menors de 20 anys quan van gravar el disc (la cantant tenia 14 anys).
2- Per ara només han gravat un tema propi, tota la resta són versions.
3- Són germans i surten de gira amb els pares. El vell toca la guitarra i la mare el contrabaix.
4- El disc està gravat a casa seva amb tecnologia dels '50 i '60.

¿Per què ha sigut un èxit rotund a Gran Bretanya? Aquestes quatre característiques podrien semblar handicaps a primer cop d'ull. En fred, són uns nens que toquen amb els pares un repertori de versions dels '50, i el seu disc sona opac i sord com una maqueta. Què ha passat? doncs que en directe hom descobreix que els músics són de carn i ossos, i que la música és cosa de gent que s'hi deixa la pell. La frescura d'aquesta gent no té comparació. Hom sent una follia, un accés de charm, i voldria estar amb ells a l'escenari, a casa seva, al seu llit. Oh, sí, al seu llit! És una delícia veure amb quina soltura canvien d'instrument i interpreten un repertori fruit d'hores i hores d'escoltar música, vaja si són hores... una infantesa sencera!
A la distancia cronològica de l'estil musical que recuperen s'ha d'afegir la distancia geogràfica, perquè al Londres de la dècada del 2000 no hi ha rastre dels USA dels '50, òbviament. És per aquesta raó que aquesta banda ha cridat l'atenció de la crítica, i per tant, del consumidor. Això ha saltat a l'escenari mediàtic perquè és nou i diferent d'allò que el mercat vol mostrar, imposar, i això demostra quen el mainstream pateix fatiga. I és que el mercat és increíblement vulnerable perquè acaba sent víctima de la seva pròpia estratagema.
Què ha caracteritzat la dècada dels 2000 dins del mercat musical anglosaxó? Dispersió en la línia de proposta per part dels medis i deja-vu constant per part de les pròpies bandes, que ja sonen a refregit de tota la música dels '80. Potser és precisament aquesta la gran diferència entre un refregit i un revival: la impostura d'uns i la honestitat dels altres.
No hem de subestimar el poder del mercat, perquè si no fos per ell mai hauríem sentit aquesta banda. Al cap i a la fi, en música pop, només ens arriba allò que es fa al nostre país i el que el mercat anglosaxó ens convida a descobrir.
Dit això, torno a escoltar els meus dos descobriments d'aquest trimestre. "Electronic Sonata of Souls Loved by Nature" de George Russell, tant la versió de 1968 com la de 1980, i "Escalator Over the Hill" de Carla Bley.



viernes, junio 19, 2009

NO HI HA GÉNERES, HI HA INDIVIDUS

Dos camins diferents per arribar a la mateixa conclusió. Tanmateix, ambdos videos són casdascún, per separat, el més interessant que he pogut sentir últimament. Els entrevistadors: Jodorovski, en su salsa (narcisista, interruptor, però empàtic), i un preguntador del 33 absolutament imbècil, fent gala d'ignorància i sorpresa, que són els dos enemics de les entrevistes. Bé, del periodisme.

Beatriz Preciado, és la pensadora que ha arribat més lluny en el desenmascarament de la biopolítica. Es més que Top Thinking, és la máxima expressió de la assumpció d'un ideari. La herència del segle XX al laboratori.








I l'elocuència i la sabiduria de la germana Forcades són senzillament magnífiques en tots els àmbits. Prenc nota perquè estic francament commugut amb les seves paraules. Poca gent cultiva la claredat i la lògica en el seu discurs amb la trasparència estructural d'aquesta intelectual catòlica.



La divisió de géneres és una substancialització familiar a la infantesa del individu. L'ideal de maduresa, sigui religiosa, cultural o política, és allò que ens prohibeixen. Un temple utòpic.

jueves, mayo 14, 2009






He conseguido llevarme a casa un buen paquete de discos de mi abuelo, unos discos de clásica que en algunos casos tienen más de cincuenta años, editados por Pathé, Ducretet-Thomson, Belter, de Haendel y Bach, y otros más recientes, de vinilo, de autores clásicos o modernos. Estoy descubriendo muy tarde lo que debería conocer desde siempre, pero supongo que el rocanrol es celoso y prepotente, algo así como el guaperas de la clase, y a mí me ha explotado la bola de chicle en toda la cara. Y es que he llegado al punto de saturación definitiva: ya no puedo escuchar lo que llevo veinte años escuchando . Ya no soporto el registro melódico, la plástica, la tímbrica, la sonoridad del pop-rock rebotando en las cuatro paredes de mi casa. Tengo una necesidad imperiosa de escuchar músicas de otra cosmogonía, de otra sensibilidad, de un más allà geogràfico, histórico o de ultratumba.
Y me he encontrado con el daño irreparable que el siglo XX, en su afán audiovisual, ha causado en la música académica de los tres siglos anteriores. ¿Cómo escuchar el Concierto para piano y orquesta nº1 de Tchaikowsky sin ver a una pareja patinando en una pista de hielo, o peor aún, a Micky Mouse patinando en un lago helado? ¿O el Halleluyah de Haendel sin ver una ensalada bien aliñada o a un chico gordo que ha ligado, ambos en ralentí? ¿Y qué me decís del "O Fortuna" de Carl Orff, convertido, por culpa de Excalibur, en la música de la bravura, la valentía, el triunfo de la voluntad en la batalla o en el deporte, cuando precisamente el poema proclama que lo más poderoso es el destino, y que nadie puede escapar de él?
Y hablando de Micky Mouse, no entiendo por qué los creadores de dibujos animados no han reparado en L'Enfant et le Sortilege de Ravel, una opereta de temática infantil en la que cada personaje, objeto o animal parlante se expresa en un estilo musical diferente. Una explosión de colores y texturas. Un milagro sinestésico. Una maravilla olvidada. Aquí sí que se podría hacer una adaptación animada para la pantalla sin que la obra original se viera menospreciada en lo más mínimo. Pero no, seguiremos convirtiendo las piezas clásicas en música de fondo o en tonadillas.
Y no me vale el argumento sobre un uso pop de la herencia cultural, porque poner la Toccata y Fuga en Re menor de Bach para contextualizar las imágenes de una catedral me parece redundante, para ilustrar la vehemencia de una acción meditada, hortera, y en todo caso, si se utiliza para acompañar la imagen de un desnudo, de la actividad de unos estibadores en un puerto africano o de un caracol, como mínimo interesante, pero es probable que dure solamente un visionado, la próxima vez que lo vea pensaré que estaría más cómodo tomándome una caña en un bar. Godard siempre ha manipulado la música en la misma medida que las imágenes: el rostro de Anna Karina y una suite de Bach durante cinco segundos, cambio de plano y paso a silencio al mismo tiempo. Pero nunca veremos en sus películas que el uso de la música ayude a contextualizar o a ilustrar la imagen, sino al revés. El rostro de Anna Karina acude a textualizar sentimentalmente la suite de Bach.
Pues nada, ya tengo unas cuantas tonadillas clásicas para cuando gane el Barça la Champions. Por lo demás, ¿acaso no da gusto ver a los músicos tocar? Mucho mejor que ver a colibrís succionando polen o a salmones saltando en un río embravecido, ¿no?

miércoles, abril 29, 2009

SHEBAM ! POW ! BLOP ! WIZZ !

Escribí esto hace unas semanas y me colgué. Bueno, ya está un poco pasado pero como ya está escrito, pues lo subo.


Los estudiantes han conseguido que se hable de ellos aunque se hable mal. Bueno, supongo que es parte de la estrategia… del mendigo. Si lo más acertado es enfrentarse de cara con la realidad, esto es, con la policía, los rectores, los políticos y los medios de comunicación, es que no habéis entendido nada.
Siento decir algo tan vulgar, pero lamentarse de la actuación de unos antidisturbios es como quejarse del precio de los kalimotxos en la Ovella Negra.
Compañeros, los mossos que os muelen a palos no tienen estudios, ¿vale? Por eso su cocaína es gratuita.
Todo lo que habéis conseguido es que El Periódico os llame guarros y La Vanguardia, cutres y desorganizados. El enfrentamiento directo es una estrategia del pasado que hoy en día los medios de comunicación aprovechan para desvirtuar cualquier causa, por muy justa que sea. El tiro os ha salido por detrás de la diana, y por la tele lo vemos muy clarito, en contraplano. Habéis hecho apariciones estelares en la tele, en el programa del Cuní y el de la Hora Q, que es como ser la cantante de Nena Daconte y repetir que tienes mucho que contar. Ahora tenéis ése mismo brillo que reluce en el escote de Dolly Parton, pero en una versión YouTube en calidad VHS. Sois de anteayer, que es mucho peor que haber sido guapa hace cuarenta años.
Estrategias sesenteras contra sesenteros.
La manifestación se tiene que hacer en las aulas en hora de clase, exigiendo en lugar de protestar. Cuando se protesta, se da por sentado que se acepta la derrota.
Os recomiendo la acción pasiva, que no es otra cosa que dejar que se pudran las cosas; porque es más efectiva. Está demostrado: el poder sólo cambia de política cuando aquello que ha menospreciado empieza a oler mal.

Y por cierto, los putos sesenta, ¿alguien me puede explicar qué tiene que ver un reformista checoslovaco que se encara con un tanque ruso en aquella gloriosa primavera del ’68 (aunque durara de enero a agosto) con un comunista francés de la Sorbone, pro-soviético para más señas (o pro-Mao, o pro-Pol Pot, para colmo, como demuestran las conversaciones de Foucault con los estudiantes)? ¿Por qué me quieren hacer creer que comparten algo aparte de la edad? Y a su vez, ¿que tienen que ver estos dos con un hippy de Haight Ashbury que ha quemado su papeleta de incorporación a filas en la guerra de Vietnam y que se ha fumado un porro antes de ir a un concierto de Zappa? El militante comunista francés no estaba en contra de la guerra de Vietnam, sino de la intervención del ejército norteamericano, y absolutamente a favor de que el Vietcong invadiera el Vietnam del Sur (yo también). Y de nuevo, ¿qué tienen estos tres en común con un londoner que lo deja todo y se va a la India a ingresar en un ashram, un centro de meditación? Que me lo digan, que todavía tengo minutos que perder…
Y a esos cuatro, añádese un barcelonés que escucha Bob Dylan y está todavía aprendiendo a hacer un arpegio de guitarra que vaya del Re menor al La menor y después al Mi mayor. Porque nuestros sesenta no fueron el cine de Berlanga, la poesía de Cirlot, los cuadros de Tàpies, las soleas de Antonio Mairena, nooooo, nuestros sesenta fueron los discos de Bob Dylan (menos mal que algunos escuchaban a Paco Ibáñez y a Ovidi Montllor).
¿El hippy yanqui y el londoner budista leían a Sartre? Ni de coña… ¿El comunista francés y el reformista checoslovaco escuchaban a Zappa? Pues no, me huelo que escuchaban a Bach, porque era gente de clase media, de nivel cultural alto. (Y no digo esto en detrimento de Zappa, por Dios, que es mi ídolo).
¿Por qué insisten en convertir ésa década en una unidad de sentido? ¿Acaso no fue la década más confusa del siglo XX en términos ideológicos? Todavía hoy tenemos que relacionar drogas y budismo, marxismo y liberalismo, humor y compromiso como aspectos complementarios de las batallitas de nuestros padres, que para colmo, son hijos de una posguerra de un conflicto armado que tuvo más repercusión en el mundo occidental que la revolución bolchevique.

Francamente, no me gustaría nada que me relacionaran con un perroflauta de Torino que toca himnos obreros con la flauta aunque mendigue en lugar de trabajar, o con un discjockey londinense tatuado hasta las cejas que flipa con Trainspotting, o con un gay aficionado al cuarto oscuro de la Metro, o con un ecologista abstemio y fumeta con la camiseta de El Che, o con un fan de Coldplay…
Pero hay que joderse, mi generación pasará a la historia como víctima de una melancolía de iPod y hamburguesa de tofu, o en otras palabras, una generación que se lamenta de lo que le sobra.

Los hijos de la primera generación de la clase obrera que accede a la universidad se quejan del capitalismo. Bueno, un país donde la seguridad social no cubre la odontología o la osteopatía es un país que vende barato lo público. La Universidad es un negocio como cualquier otra institución.

lunes, abril 20, 2009





Al final l'he pujat. El video és de la Deboroshka. Posa't bé i quedem aviat!!!

viernes, marzo 20, 2009



Me ha gustado mucho este documental sobre Joy Division que ha programado Sputnik (la segunda parte la echan hoy o mañana). Cuando Bernard Summer dice que no vio un árbol hasta los nueve años se me pone la piel de gallina. Pero bueno, quería hablar de las imágenes de archivo que aparecen al final de este extracto del youtube, cuando un pardillo que hace cola para ir a un club de Manchester dice: "Mírame, no soy nada..." y una chica le responde "Eso es el punk". Sabemos que el punk lo inventó Malcolm McClaren después de un viaje a New York en el que escuchó a The Ramones y vio cómo vestía Richard Hell (pelo y camiseta cortados con las tijeras de despedazar pollos), y después de abrir una tienda de ropa en el barrio de Chelsea con Vivianne Westwood. O sea, una pijada en toda regla al servicio de una idea avanzada de marketing. También sabemos que Bernie Rhodes juntó a los The Clash y que estos no se conocían de nada antes de su primer ensayo. En definitiva, el punk fue un invento de productores muy listos. Pero hay algo innegable, un dato imprescindible para entender lo que sucedió mientras estos tipos pensaban en camisetas: y es que la juventud de aquél momento necesitaba esa música, esa energía, esa mala leche. Todo era mentira, pero la respuesta del público fue sincera. Si podemos afirmar que el punk existió es porque el público lo convirtió en algo real. Este chico que dice "Mírame, no soy nada" es el paradigma de un contexto socio-cultural que creó el punk, aunque éste ya viniera prefabricado en términos mercantiles.

sábado, febrero 28, 2009


El BBVA ha decorado las vidrieras de sus oficinas con esta curiosa imagen, ¿Una referencia al hecho de que son los patrocinadores de la Liga de Fútbol Española? Nooooo, es por todo el dinero de las arcas públicas que les ha regalado el gobierno central...
¡El gran pelotazo! Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja Ja...
jejeje...
jijí.

sábado, febrero 14, 2009


Útimamente he empezado a ser cada vez más consciente de que tengo una manía, hasta el punto de verme obligado a asumirla como una patología extraña. Y es que detesto profundamente que una máquina no funcione, porque me parece el colmo de la estupidez que nos rodeemos de artilugios mecánicos que fallan constantemente. Padezco una mecanofobia aguda, en parte porque prefiero, como buen catalán, el trato con un semejante en la más mínima transacción comercial, y en parte porque una máquina se hace para que funcione, no para que se estropee, y ese desorden puede acabar con mi paciencia. Las máquinas se fabrican sin pensar en su desgaste, es decir, en su uso prolongado, lo cual demuestra que no se trata de máquinas, sino de muestras. Estamos rodeados de muestras, maquetas, prototipos de unas máquinas reales que sólo existen sobre el papel.

El ejemplo más evidente son las cabinas de teléfono, verdaderos tragaperras sin luces y sin premio. El equivalente más preciso de una funcionaria distraída que no te escucha y se lima las uñas mientras le insultas. Intentar hacer una llamada en una de estas cabinas es el último estadio de la ludopatía. La primera vez que fui a Roma, aterricé en Ciampino, y cuando intenté llamar a mi amigo Vincenzo me encontré con que ninguna de las cabinas del aeropuerto funcionaba. Vincenzo me dijo que como se supone que todo el mundo en Italia tiene un telefonino, pues hacía años que las cabinas de Ciampino no funcionaban; bueno, las de Ciampino y las de toda Roma; es inútil intentarlo, son cabinas que no funcionan pero siguen ahí, cumpliendo con su labor en el espacio público. Si a eso le añadimos que en el momento que intentaba hacer una llamada desde la quinta cabina que tuvo el inmerecido honor de ser aporreada por mis histéricos dedos (insisto en que lo mío es una patología) fui evacuado de la recepción del aeropuerto por la policía debido a una amenaza de bomba, la sensación de vivir una vida en constante disolución se hizo de repente insoportable. Con tal de terminar la historia os diré que ya me había subido a un autobús cuando vi a mi amigo pasar por ahí, y que finalmente no explotó ninguna bomba, porque eso sólo ocurre cuando funcionan las cabinas de teléfono.
La sensación, nerviosa, de que un amasijo informe de palancas y tornillos te está levantando el peluquín es en mi caso la mayor prueba de resistencia que un servicio militar uzbeko podría ordenarme hacer. Y me pregunto si eso no será por pertenecer a la generación del VHS, ese aparato que lo tecnologicamente más avanzado de su cuerpo era el panel electrónico que daba la hora, porque lo demás era lo mismo que un reproductor de cassettes; ese chisme que veíamos cubrirse de polvo mientras destrozaba aquella película de Herzog que habíamos grabado cinco años atrás en la 2 una madrugada de febrero como ésta. Al horrible telecinado de RTVE se le añadía entonces una línea que temblaba en la mitad inferior de la imagen; pero bueno, como la daban doblada, no perdías lo subtítulos...
O acaso no será por pertenecer a una generación que creció viendo cómo Han Solo y Chewbacca le daban unos mamporros al panel de su nave espacial cuando ésta se apagaba, o cómo la propia animación de Max Headroom daba cuenta en los gráficos de las interferencias en la señal, o cómo el avión desde el que se emitía la cadena pirata en "The American Way" (Título original "Riders of the Storm" con Dennis Hopper) parecía un estercolero o, en fin, no será por entender que las nuevas tecnologías aplicadas al uso común no son otra cosa que la fabricación en serie de chatarra.
En otra ocasión, se me ocurrió repetir un centrifugado en mi lavadora porque la ropa estaba todavía húmeda, y al sacarla de nuevo vi que había tres monedas en el fondo del tambor, una peseta y dos duros. Era el 2005. Queda demostrado que si se desparejan los calcetines no es porque se desdoblen en sí mismos como un agujero negro y desaparezcan de nuestra dimensión.

Todo esto viene a cuento porque me he comprado un iMac con un pantallón, y ha sido un verdadero alivio respecto a mi relación con los portátiles de PC, absolutamente frustrante y mecanofóbica. Pero ahora me encuentro con otro fenómeno extraño, y es que después de que algunos trastos pasaran la época en que pretendían pasar por muebles, como radios y televisores, y después de adaptar el diseño de las carcasas de equipos de audio, VHS o computadoras a los nuevos materiales, ahora este iMac se impone en mi casa de solterón mileurista como si viniera del futuro. Mi casa debería parecer una tienda para que este artilugio no pasara por una máquina robada de un laboratorio y dejada de cualquier manera en la casa del ladrón. Pocas veces he tenido esta sensación de estar manipulando algo infalible e impecable. Que dure.

martes, febrero 03, 2009

jueves, enero 01, 2009

Cony! Ja em sonava a mi a algo, caguncony!

http://www.youtube.com/watch?v=KTo7wKumolU&feature=related


Aquesta cançò dels Pulp està calcada de la gran cançò dels nostres Negativos:





¡Los ingleses nos copian de lo lindo!