domingo, diciembre 31, 2006

Driscoll Auger & Trinity - Road To Cairo (BBB 1969)

Bueno, al carajo con tanta noticia irreal. La señorita Driscoll, con el machete, nos hará el camino más fácil.

sábado, diciembre 30, 2006

FE DE ETARRAS

Esta sí que es buena. Así que se han enfadao, pues vaya. Ahora a los otros les va a pillar un cabreo monumental. Tenemos sainete ibérico y sainete ibérico de postre.
Siguiendo con lo que ya venía comentando hace unos días (que en un blog es “más abajo”) nos estaban vendiendo bragas usadas. Y ahora dirán eso tan gracioso de que “han roto el diálogo” y “la negociación ha fracasado”. ¿Pero qué negociación? Esto sólo se arregla cediendo, tirando la toalla, perdiendo la partida, yéndose a dormir. Pero aquí siempre gana el que agrede primero,
y además, Madrid, es una fiesta.

jueves, diciembre 28, 2006

The Birthday Party - Junk Yard

Un regalito para ustedes, fieles compañeros.
Com a ciutadà barceloní exigeixo que tornin a retransmetre el Saló de Lectura de BTV. Votem i paguem per una política (en sustantiu), no per a un govern. Un aplaudiment per l'últim programa: "Clar, i per a què serveix un programa com aquest, si aquesta es la millor botiga del món". Aquesta ciutat ja és morta.
Bé companys, tanmateix, encara es poden fer algunes coses, com per exemple la festa de cap d'any que ha organitzat el Víctor Nubla i el Serapi a la sala del fons del bar Elèctric, travessera de Gràcia cantonada Bailén, més o menys. Desde la 1 fins les 6, cada quart d'hora hi haurà una actuació o una punxada. Nacho Lois i jo actuem a les 2 en punt, amb dos poemes del Nubla i un del Cummings (una de les caçons del Nubla la presentem en primicia). També hi seràn el Ramonet i el Sebastià Jovani entre altres.
Feliç any vell i sort amb el nou.

miércoles, diciembre 06, 2006



Esta es la nueva letra que escrito para la nueva etapa de La Orquesta Lidia. Toni está twrabajaaando en ello...


ENVIDIA DE RICO, CONSUELO DE FEO

‘Ayúdeme con las maletas’- le propinó.
Y un puñetazo le dijo el otro.

¡Gana la banca!

Y tú ¿Qué le vas a pedir a los reyes?
- Pues yo, la paga doble

¡Gana la banca!

Llevo setenta años
jugando al treinta y seis rojo
y siempre pierdo

¡Gana la banca!

martes, diciembre 05, 2006

MONDO LIRONDO.

1.
Este mediodía he visto “Dos chicas locas, locas” de Pedro Lazaga, y con Pili y Mili. Creedme, es imprescindible. Nunca la mediocridad de un guionista y un director ha logrado un poema surrealista como éste. Sin querer, y sin darse cuenta, han conseguido hacer una peli llena de giros absurdos y acciones sin sentido que rozan apenas lo verosímil para llegar a lo improbable a esperar lo concreto, y lo concreto es siempre lascivo. El director se ha servido de estas dos gemelas para componer la película más pervertida de la historia del cine infantil español: a Pili y a Mili las pone a bailar en mallas, las viste de marinerito con la cara sucia, en bikini y por si fuera poco, termina la peli rebozándolas en el barro. Vista ahora, es imposible no identificar los recursos del cine porno en cada una de las secuencias: después de una escena estúpida, el dueño de una lancha las deja en la torre de un teleférico delante de la playa, se cuelan en un vagón de carga y aparecen en tierra ante ocho hombres con camisa a cuadros y casco de protección que, ante la exclamación “¡Mirad qué viene por ahí!”, en lugar de empezar el bukak, se ponen a bailar. En el barco, un hombre alto y feo les persigue con una jeringa enorme llena de un líquido amarillo; y cómo no, si tiene que venir Miguel Ríos a rescatarlas de las garras de la familia, de qué va a venir disfrazado si no es de lechero.
Barro, jeringas, ogros, grasa, orina, leche, qué más se puede pedir en España…
El momento en que ellas se ven por primera vez es puro Lynch, se medio abrazan y se tocan la cadera. La tensión sexual entre ellas es tan intensa que no me queda otro remedio que creer que es casualidad o aquello que la mediocridad genera y el mediocre, puesto que lo es, no alcanza a identificar. Tampoco vieron nada los censores.
De nuevo Manuel Delgado tenía razón. Esta peli mola.

2.
La publicidad de la Lotería de navidad se ha dejado de ángeles calvos y luces de teatro y ha colgado en la calle un cartel azul que dice “Es lo que toca” en letras grandes y claras al estilo MediaMarkt. Pues eso, es lo que toca vivir en nuestro país de infantas. Es lo que toca, jodernos con tanto garrulo. Es lo que toca, nen.

3.
Hasta los mismísimos de tanta gilipollez con lo del diálogo con ETA. Ese diálogo es imposible porque ninguna de las dos partes tiene interés en escuchar al otro. Unos llevan treinta años poniendo bombas y no han conseguido nada, mientras los otros niegan la violencia policial y sólo hablan de paz. Nunca se van a poner de acuerdo y punto. En un país democrático no se prohíben partidos ni se cierran diarios ni escuelas ni los jueces hacen malabarismos para que un preso esté diez años más en la trena ni hostias. Hasta que el Estado no admita su parte de culpa no se puede hablar de violencia. Aunque tampoco el entorno abertzale va a entender de una puta vez que la violencia es retroactiva, y retroalimenta el discurso del poder. Si la causa abertzale es justa, no se puede defender con injusticias. A la mierda los dos. Y es que encima no hay nadie en el congreso que esté repartiendo collejas; a la propia Izquierda Unida se le ponen por corbata y se calla. Lo único que está en juego es la legitimidad de ambos. Nos están vendiendo bragas usadas.

viernes, noviembre 24, 2006


CHABUCA GRANDA

Esa voz, ese cuero tendido al sol, esa mazorca compungida, sigue, cincuenta años después, perfumando nuestro tiempo. Entrar en la música de Chabuca es sumergirse en un trastero donde se ha guardado solamente lo agradable al recuerdo. Chabuca descubre, en calidad de vecina, una cosmogonía mítica que comparte el mismo espacio pero no la memoria. La cultura afroperuana sale a la luz cuando Chabuca, la criolla, la reinterpreta, la asume; Chabuca se calza el zueco negro y canta su poder.

La mirada de Chabuca se acaracola recogiendo, en cada vuelta, motivos de regocijo que el paisaje humano y natural ofrece, estableciendo un nexo sentimental entre el poeta y los elementos, que se consolida durante el desarrollo de la misma canción. Lo estable en la naturaleza se libera y se impregna, mediante la entropía del vals, en los versos de Chabuca; de ahí su carácter primario, infantil: lo narrado de enumera sin orden, como una redacción de un niño que va añadiendo los datos a medida que los recuerda. Una forma de escritura que pertenece por derecho propio a la canción.
Lo que carecería de valor en la poesía, recursos como la repetición de palabras, la rima forzada o las coletillas, encuentran en la canción un espacio propio, de la mano de una ley que no responde a la lectura, sino a la inmediatez de la melodía: "...y viajar y viajar, y vagar y vagar hasta allá, más allá del allá “ de Pobre Voz (que recuerda el uso melódico del “…miles and miles and miles…” del Funny Face de Gershwin) o “al calor del ensueño con que sueño” Rosas y Azahar.
Chabuca parece escribir de sopetón sus letras, improvisarlas en el momento de su composición. Se cuenta que poco después de conocer a Victoria Angulo, una Chabuca todavía principiante decidió dedicarle una canción, y una noche ”el cantor popular José Moreno celebraba su cumpleaños en su casa de la Plaza Dos de Mayo. De pronto, en la madrugada, la joven invitada Chabuca Granda abrió las ventanas que daban a la ciudad y exclamó, como hablando a la calle:
-Déjame que te cuente limeño. Déjame que te diga la gloria del ensueño que evoca la memoria. (primeros versos de La Flor de la Canela)
Y volviéndose al grupo de músicos les gritó:
- ¡Ya tengo la expresión!”

La expresión, eso es exactamente lo que busca Chabuca, no la frase precisa, ni estilizada, sino la expresión musical; aquella expresión que se recita cantando, que se torna canción por sus características fonéticas y, este es el misterio, se afianza en su oído de manera que sólo podrá ser leído-recitado-cantado con esa melodía genética.
Buen ejemplo de ello es Canterurías, un insólito testimonio de cómo puede llegar a retorcerse la lengua castellana en Latinoamérica, donde el cantero canta y cantea los cantos hasta que se confunden las referencias verbales con vocablos como “cantanderuriando” o “cantereruteriaría”, mientras el juego deliberado de palabras entre “cantar” y “cantero” acaba creando un patrón monofónico donde las sílabas “can” y “tan” se transforman en el sonido de la piedra picada por el cantero.

A los esclavos africanos en Perú, los españoles les prohibieron los instrumentos de percusión, y se las ingeniaron para convertir cualquier cosa en algo “aporreable”. Del ingenio de su cultura musical, tan proclive al contrarritmo, surgió el cajón de las latas de pescado salado, que más tarde llevaría al flamenco Paco de Lucía gracias a Rubem Dantas; la calabaza hueca y la quijada de asno (gracias Toño por el dato).

No os perdáis la actuación de Chabuca en el “300 millones” del YouTube.

miércoles, noviembre 22, 2006

Compañero Robert Altman, que John Ford le bendiga.
Como en MASH, The Long Goodbye, Cookie's Fortune o Gosford Park: En efecto, estamos rodeados de pesaos, hijos de puta, gilipollas y cabezas de chorlito. Si es verdad que somos demasiados, alguno habrá con quien echar una partida y unas risas.
We should've never left the Mississipi...

jueves, noviembre 16, 2006




Me he enamorado. Es Eva Hesse (1936-1970). Una vida muy corta y una obra magnífica.

Os recomiendo un paseo por Google imágenes.

miércoles, noviembre 15, 2006


De una página eslovena de streetart, encuentra el wally situacionista.

martes, noviembre 14, 2006



Camaradas, he abierto un nuevo blog en el que unos cuantos amigos vamos a hacer una enciclopedia sobre Barcelona. He comenzado con tres entradas para romper el hielo. Espero que os guste y os animéis a dejar comentarios. Salut!

enciclopediabcn.blogspot.com

lunes, noviembre 13, 2006


BÁRBARA HEPWORTH


Tras el cierre de la exposición de Henry Moore en el Caixafòrum confirmo mis sospechas: prefiero a Barbara Hepworth.
Para mí la polémica está zanjada, y lo triste es que Hepworth tuvo que aguantar que le consideraran una discípula durante el resto de su vida: “Tengo que confesar que después de 45 años me enfurece la eterna y aburrida comparación entre Henry y yo. Hace ya al menos 35 años que nuestros caminos no tienen nada que ver (…)” Hepworth. 1966. La polémica surgió en la Biennale de Venezia de 1950, cuando la crítica menospreció su obra comparándola con la de Moore, que había expuesto dos años antes con gran éxito.
Se puede ver con claridad que la obra de ambos tiene muchos puntos en común en la primera etapa (la serie de “mother and child” de Hepworth le debe mucho a las formas de Moore), pero de la misma manera que Brancusi es imprescindible para ambos. Ya en los años treinta, Hepworth encontrará su propio camino. Es a partir de entonces que, cada uno por su lado, se realizarán las obras más emblemáticas, más novedosas y más singulares. Para Moore, las figuras yacentes (inspiradas en la figura recostada maya de Chichen Itzá, en Yucatán) darán lugar a innumerables variaciones, cuya principal singularidad, en mi opinión, es su propia evolución: de la inmediata figura humana recostada a la fragmentación de sus partes y posterior re-significación. Hepworth, por su lado, encontrará en los imponentes bloques de madera un material único para sus modelos inspirados en la mitología griega. Pero hay un aspecto plástico que me llama la atención en ambos estilos, y es que, sea cual sea el material, la obra de Moore me parece húmeda y móvil, mientras que la de Hepworth es seca y estática. Las figuras de Moore, incluso las inspiradas en huesos, desafían la gravedad con una musculatura que no puede esconder un elemento de viscosidad. Están vivas. Las de Hepworth, en cambio, son tajantemente verticales y secas, son tótems. Está claro que perseguían objetivos diversos, Moore insiste en el cuerpo humano cuando Hepworth busca agujeros y estratos en el bloque de madera o de mármol. Encuentro la comparación ridícula, pero participo de ella, porque una me emociona donde el otro me sorprende.
Dejando a un lado mi vivencia subjetiva, creo, y no soy el único, que la verdadera innovadora fue Hepworth. Su “Discs in echelon” (1935), si bien responde al afán de Jean Arp, es un salto de décadas hasta Anish Kapoor, y no olvidemos que es la pionera de los agujeros, y de un estilo propio al respecto: no son los orificios de Arp, impuestos por la composición y el color, ni los de Moore, que son espacios vacíos; los agujeros de Hepworth son el centro de la obra, tectónicos a la vez que artificiales, y por lo tanto rituales, trascendentales. Los títulos (Delphi, Sunion, Two ancestral figures, Pelagos, Ulysses) responden al carácter simbólico de la obra, pero la gran variedad de formas y materiales de sus tótems explica su propia naturaleza como objeto sagrado, la búsqueda de la verdad (la historia) de cada material. La abstracción surge por necesidad. Es la distinción entre tótem y construcción, como apunta Kosme de Barañano: “En el camino de Madron a Morvah [Cornualles, Francia, donde vivió Hepworth los últimos veinticinco años] se encuentra el llamado Men-an-Tol, que consiste en cuatro piedras, de la edad del bronce, una de ellas con un agujero circular en su mitad, que remite-según algunos arqueólogos- a un símbolo de procreación. Y allí todavía perdura la tradición de pasar a los bebés por el interior de la piedra como un rito favorable para la salud del niño”.
Una de las razones por las que prefiero a Hepworth es porque soy más afín a su sensibilidad plástica, como puedo comprobar en el uso de las cuerdas, que si bien fue una invención de Moore, es en la serie inspirada en Grecia donde Hepworth lleva la idea más lejos, convirtiendo las cuerdas en otra cosa (el reflejo de una tensión o el dibujo de un haz de luz o de una sombra).
De Moore tengo que decir que me deja atónito con algunas de sus piezas. En el Caixafórum hemos podido ver la pieza “Nuclear Energy” en bronce, inspirada en el cráneo del elefante. Es realmente extraña y hermética, y obliga al espectador a caminar alrededor suyo con más urgencia que en otras esculturas sin aparente frontalidad, precisamente porque tiene cuatro caras definidas, y las cuatro parecen la parte trasera de algo que no llegamos a ver. Es imponente, pero esquiva.
Para Hepworth y para la crítica actual está muy claro que el fantasma del machismo tuvo mucho que ver en el menoscabo de su obra. “En 1943 Barbara Hepworth le escribía una airada carta a su amigo Herbert Read, reprochándole que hubiese decidido no incluirla en una exposición de artistas británicos. ‘Te puedo dar cuatro razones por las cuales no he sido seleccionada: 1. Soy mujer. 2. Soy una artista abstracta. 3. Soy madre. 4. Estoy casada’.” Según la cita de Patricia Mayayo en el catálogo del IVAM (2004). Es la misma historia que encontramos en los casos de Gerda Taro (la mitad del seudónimo Robert Capa) y de Meret Oppenheim, a quien se recuerda por haber sido modelo de Man Ray y no por su extensa y magnífica obra.

sábado, noviembre 11, 2006


El Terror ya no es:
que el homúnculo efectivamente viva (s. XVIII)
que seas sustituido por una máquina cualitativamente mejor (s. XIX)
que te confundan por otro igual a ti (s. XX)
sino dejar de ser el modelo primordial (s. XXI)

El individuo se desmiembra mientras se añade, cual barro, a un corpus social único que lo anula y protege. Del mismo modo, el contraataque al Godzilla, surgido de los propios desechos urbanos y la electricidad, con otro de sus mismas dimensiones incorpóreas.

jueves, noviembre 09, 2006




OH! MAO! MAO!

A cuarenta años vista de la revolución cultural china me complace comprobar que un par de documentales como los que hemos podido ver esta semana en el 33 pueden desmontar la ciega mitomanía de los socialismos recalcitrantes de la Europa de los sesenta. Que una pandilla, por muy numerosa que pueda ser, se ampare en el concepto del tribunal popular para llevar a cabo una purga a pie de calle, que unos estudiantes linchen, quemen, torturen o entierren vivos a sus profesores y que cualquier atisbo de disidencia (es decir, de librepensamiento) pueda ser acusado de propaganda burguesa nos suena ahora a locura, pero en las universidades de los sesenta se sabía y se aplaudía, y prueba de ello es el librito de “Un diálogo sobre el poder”de Michel Foucault (Alianza/Materiales. Madrid. 1981). El Uróboros, o la pescadilla que se muerde la cola, ataca de nuevo. Un poder centralizado delega al pueblo la oportunidad de formar tribunales populares, es decir, por fin rompe el blindaje y desata a las masas, pero éstas no siempre actúan bajo intereses comunes, y las viejas rencillas personales, los impulsos vengativos y peor aún, los actos sádicos, emergen creando una situación de caos cuando lo que se buscaba era el orden. La excusa de Mao- algo así como: hay un tiempo para el desorden, hay un tiempo para el orden- no me sirve. Denunciamos cualquier poder centralizado, aunque éste tiene el poder de devolver las cosas a su cauce si por culpa del delirio colectivo (existe, no jodamos) el pueblo se ha pasao tres pueblos, es decir, nosotros nos hemos equivocado, pero ha sido el dictador el que nos ha alentado, y ahora nos reprime.
¿Es el poder el que se ha quitado un peso de encima sin mover un dedo gracias a la colaboración del pueblo en revuelta, o es que acaso hemos tenido la oportunidad de ser verdaderamente libres de juzgar a los elementos reaccionarios y se nos ha ido la mano, demostrando al poder que no se nos puede dejar solos?
En la discusión sobre la teoría económica de los tres principales pensadores anarquistas nos encontramos con la misma paradoja: si hay libertad en el trato comercial entre individuos, es imposible que nadie acabe enriqueciéndose, pero si se establece un control centralizado que evite la acumulación de riqueza, ya no será una anarquía. El Uróboros nos ha tendido una trampa mortal, recorremos el lomo de la serpiente mítica hasta caer exhaustos. ¿Qué libertad se defiende? Se podría argumentar que se está defendiendo la libertad colectiva en detrimento de las libertades individuales, tan peligrosas en su aislamiento, pero ¿qué es la libertad colectiva? Se podría argumentar que es el establecimiento de una serie de elementos de coacción mínimos que puedan asegurar los bienes públicos y el orden social. Pues bien, resulta que eso es la democracia en su estadio virtual, sobre el papel; ésa es base teórica de la reivindicación del demócrata, ¿o no? Esos mismos “elementos de coacción mínimos” se convierten con el tiempo en la excusa para la consecución de unos “elementos de coacción mayores” y perfectamente legales. Volvemos a lo mismo.
Godard en “La Chinoise” establece una interesante discusión sobre la legitimidad de la acción violenta por parte de unos estudiantes en la más tierna inmadurez. La frontera entre aquello que Godard mismo defiende, en boca de sus personajes, y aquello de lo que se burla es muy fina, pero claramente definida. La criada y Henry son el contrapunto, la bisagra. Cuando el estudiante Omar habla, todos le escuchan en la misma habitación, pero Godard filma la escena desde la terraza a través de las tres puertas, diferenciando tres espacios: 1. Omar y el ruso, extranjeros. 2. Los tres estudiantes franceses de origen burgués. 3. La criada, de origen rural. Hacia el final del discurso, Henry abandona el espacio 2, entra en el 3 y le da un beso a la criada. La conversación entre Veronique y el profesor en el tren es el modelo: el espíritu revolucionario versus la cultura humanista, a su vez tan conservadora. El resultado es un asesinato y la vuelta al cole. Las armas de los estudiantes son de juguete, y la pistola real es la última. “La Chinoise” es un nudo godardiano previo al mayo del 68.

Como tantas veces se ha dicho, quizás lo único que se pueda hacer es cuestionar la democracia actual con sus propios argumentos teóricos. Continuará…





jueves, noviembre 02, 2006




LA NIÑA SANTA


Las pelis de Winterbottom y Won Kar-Wai están muy bien, “Wonderland“es la peli que me hubiera gustado hacer (si supiera hablar con los actores), pero la directora que nos va a dar mejor cine en las próximas décadas es la argentina Lucrecia Martel, y prueba de ello es “La Niña Santa”. Tengo que admitir que no he visto su primer largometraje “La Ciénaga”, pero el segundo me basta para atreverme a afirmar que es la más original y seria de su (mi) generación. Y digo seria porque “La Niña Santa” es una película dirigida con un rigor de cine clásico, y porque a Lucrecia Martel no sólo no le importa convivir durante meses con la gente que se dedica al cine, que es imbécil, también tiene cosas serias que contar, y eso es muy raro.
“La Niña Santa” es una película de miradas y respiraciones con unos primeros planos gloriosos que no se han vuelto a ver desde Bergman. La cámara de Lucrecia Martel es muy fría, estática salvo cuando tiene que seguir a alguien que corre (otra rareza hoy en día), y sin embargo pícara (esto también sirve para el personaje de la chica), fisgoneando en la profundidad de campo o descubriendo miradas. De su clasicismo se puede agradecer también que los espacios sonoros coincidan con el espacio del encuadre, o en otras palabras, que se oigan a dos personajes susurrar porque los vemos en plano medio-corto. La mirada de Martel es diferente para cada personaje, y éstos responden físicamente, gracias a un casting admirable, a los rasgos que le caracterizan: la chica, de grandes ojos azules, lleva el ritmo de la película con su mirada nítida, directa e inocente; la amiga tiene un rostro igual de peculiar, con mirada afilada y grandes cejas, y comparte con la protagonista la picardía, aunque su mirada delata una compasión menor; la madre tiene unos ojos pequeños y una mirada huidiza como su carácter; el doctor Jano se nos presenta con gafas, lo cual siempre enturbia al personaje si éste es reservado, y en efecto, es un hombre maduro atractivo de rostro muy ambivalente, que puede inspirar confianza o todo lo contrario. La trama, una historia sobre el perdón y su oportunidad, tiene un ritmo de desarrollo que solamente un maestro es capaz de crear, y solamente un maestro es capaz de trascender la trama y mostrar un lapso de vida significativo. En definitiva, temática y cinematográficamente, “La Niña Santa” es una criatura extraña, por su fidelidad al estilo clásico, en medio de los aspavientos y los trampantojos del cine actual. Lucrecia Martel sabe que las películas se miran y al ojo hay que darle tiempo, y silencio, para que entienda.

Entrevista e información aquí.

lunes, octubre 16, 2006


Concert-recital de LUCAS QUEJIDO i IGNACIO LOIS
THE MARCH HARE INVENTIONS i extractes de THE WASTE LAND
de T.S. ELIOT
Heliogàbal.
21 d'octubre a les 22h
carrer Ramón i Cajal. Metro Joanic.
Us esperem!

viernes, octubre 13, 2006



TARIJA

Sumerio: du.ra.gin (andar, caminar, ir)
Fenicio: trk (andar,caminar)
Hebreo: derek’ (camino)
Griego: troha (andadura)
Árabe: tarija (Historia)

1969- Expedición lunar: andadura en la historia, andadura colectiva.
La huella de Armstrong es exclusiva del lugar, pues no existe en la Tierra,
y de la época, pues su diseño delata el momento histórico.
Cénit de la historia: fruto de la acumulación de conocimientos, asimilación de las excepciones y de los fenómenos no reducibles.
Multiplicidad: deseo de posesión.
El astronauta es el pie inocente en la chistera del conocimiento.
Buscar allá para entender aquí.

Andadura espiritual por la cenefa africana: la cresta del gallo de Brancusi.
El Cosmos como tejido celular, homogéneo.
La andadura individual es burlada por la experiencia extática, que es unitaria.
Curación: volver a la experiencia-comprensión de la unidad.
El hombre salvaje, como llegara a comprender Klee, entiende cada hoja como prolongación de las venas de su mano, y la hojarasca podrida que pisa, su propio destino.
El chamán es el guía, el único que conoce el camino.
Lo inasible se absorbe, deviene lo propio mediante el Amor (Rilke).
Llegar hasta el fondo del aquí para entender el allá.

La NASA es una metáfora del Neolítico.

miércoles, octubre 11, 2006




ANARQUISMO (etc…)

LIBRE-PENSAMIENTO TRASCENDENTALISTA

Estamos de acuerdo con la irreversibilidad del laicismo como único contexto social válido, y la convicción de que “la revolución debe ser atea” como decía Bakunin, pero quiero reivindicar aquí la figura del profano libre-pensador, incómoda para unos y otros. El profano está en las antípodas de las corrientes ateístas más recalcitrantes, cuya prepotencia y tozudez se parece demasiado a la del fanatismo religioso (el ateísmo beligerante supone que el hombre ha llegado al límite de sus capacidades cognitivas y puede afirmar que no hay nada más allá de lo material). El profano juega al Lego, y recompone una y otra vez las figuras hasta encontrar aquella que le sirve de Aleph.

Por ejemplo:
Este año hemos tenido la mala suerte de presenciar una escena grotesca.
El Papa Benedicto XVI entraba por la sórdida puerta de Auschwitz y suspiraba ‘Dios ¿cómo has podido permitir esto?’.
Podría haber añadido: ‘Dios ¿Cómo has podido permitir dos mil años de mentiras, falsedades, encubrimientos y misterios por parte de la Iglesia? ¿Cómo has podido permitir dos mil años de educación tenebrosa y promesas de castigo eterno a niños de medio mundo? ¿Cómo has podido permitir la quema sistemática de acusados de herejía, la justificación del genocidio amerindio, la excusa del misionero como salvoconducto para la expoliación, o el apoyo a dictaduras criminales? y un largo etcétera.
Pero el lamento del Papa a su vez encubre, cómo no, una muy vieja cuestión demasiado peliaguda para que se discuta: La Voluntad de Dios.
El Profano, basándose en su ignorancia, tiene una sospecha: si Dios mueve los hilos, es porque pretende una concatenación de hechos, es porque quiere participar en el tiempo físico, en nuestra naturaleza de causas y efectos. Esto significaría que Dios tiene planes, y persigue un fin “aquí”, porque “aquí” hay algo que anhela y no “tiene”. ¿Y cómo narices va a querer algo de nuestra realidad si Él ES TODO, lo atemporal, lo infinito, lo inabarcable, lo omnipotente, alfa y omega? Es ridículo.
La iglesia siempre ha sido ambigua respecto al grado de dependencia de los hombres a una fuerza directa y omnipotente. No puede afirmar que somos tan solo marionetas, pues nada tendría sentido, ni la virtud, ni la iglesia misma. Pero tampoco desmiente la posibilidad de una cierta ligadura, y la saca a relucir ocasionalmente, como si pudiera relativizarse o condicionarse.
El siglo XX se ha encargado de desmontar los laberintos conceptuales de la iglesia demostrando, con sus luces y sus sombras, que Dios no mueve hilos. Y si los moviera, sería nuestro enemigo, y el del Papa.

El Profano concluye: Dios (en su inefabilidad) se manifiesta a través de las leyes físicas, dado que se manifestó al crearlas.

Una idea clara sobre la figura del Deus Otiosus (el Dios Ocioso) nos la brinda Mircea Eliade con numerosos ejemplos de tribus y comunidades religiosas de las llamadas paganas, y argumenta que “Entre los Selk’nam de la tierra del fuego, el Dios, que se llama ‘Habitante del Cielo’ o ‘El que está en el Cielo’, es eterno, omnisciente, todopoderoso, pero la Creación la acabaron los antepasados míticos, creados también por el Ser Supremo antes de retirarse más allá de las estrellas. Este Dios vive aislado de los hombres, indiferente a los asuntos del Mundo. (…) La desaparición del Ser Supremo no se traduce por un empobrecimiento de la vida religiosa. Por el contrario, podría decirse que las verdaderas ‘religiones’ aparecen “después” de su desaparición: los mitos más ricos y más dramáticos, los rituales más extravagantes, los dioses y las diosas de toda especie, los Antepasados, las máscaras y las sociedades secretas, los templos, los sacerdocios, etc., todo esto se encuentra en las culturas que han superado el estadio de la recolección y la caza menor, y en las que el Ser Supremo está o bien ausente (¿olvidado?), o bien profundamente amalgamado con otras figuras divinas, hasta el punto de hacerse irreconocible”.

No hay que olvidar que un ritual no es nada más que una re-presentación, una re-visión de un hecho que ocurrió en el pasado remoto, pero que al poseer un carácter fundacional requiere del gesto simbólico para permanecer en la memoria de cada nueva generación. Por lo tanto, si estudiamos los rituales de una comunidad, no veremos nada significativo, salvo el espejismo de una verdadera convulsión. Al final, para las generaciones siguientes, la religión no es nada más que el ritual. Ahí radica la confusión.

Pero el Profano tiene ojos, y algo parecido a un sexto sentido relacionado con el miedo, el vértigo espiritual, la emoción, y reconoce dónde hay algo que se le escapa. Y sabe que en un estado de trance los hombres son capaces de ver y hacer cosas increíbles, y por esa razón intuye que hay fuerzas que actúan en y desde otro nivel. ¡Qué atractiva se vuelve entonces la idea de un panteón, con una jerarquía de poderes e intereses! Los propios yorubas conciben a un Ser Supremo, Olorum, un Deus Otiosus, diferente a Onile, “la Gran Diosa Madre del ile, que es el ‘mundo’ elemental en estado caótico, antes de ser organizado. El ile se opone, por una parte, al orun, que se identifica con el cielo en cuanto principio organizado, y, por otra parte, al aiye, el mundo habitado, que proviene de la intervención del orun en el ile. Todo el mundo conoce las formas asumidas por los habitantes del orun, los orisas, que son objeto de culto exotéricos” (Mircea Eliade). Fenómenos externos como la curación, la adivinación, la exposición física a condiciones extremas o la consagración a un animal son frecuentes en los ritos de trance de ésta y muchas otras culturas religiosas de todo el mundo, y tienen una correspondencia directa con algunos ritos de cualquiera de las tres religiones monoteístas. Solamente hay que sustituir a los espíritus o antepasados o demonios de las religiones paganas por lo santos cristianos y entenderemos que la idolatría de los fieles y las referencias relacionadas con milagros surgidas de esa relación son las mismas que las paganas, responden de igual manera a un arquetipo de afección religiosa. Incluso el Profeta Mohammad, y por lo tanto el Islam (una religión iconoclasta y trascendentalista), acepta la existencia de los jinns, una especie de demonios con poder real sobre nuestras vidas.

El libre-pensamiento exige llamar las cosas por su nombre, y no hay ningún indicio que nos permita relacionar a Dios (alfa y omega del ser, no causa y efecto de todo) con una supuesta dimensión espiritual a la que van dirigidos los rezos, las supersticiones, las súplicas y los sacrificios, un nivel donde el símbolo parece interactuar entrelazando ambas voluntades. La creencia en este para-mundo, hay que decirlo, ha sido compartida por todos los pueblos del mundo en diferentes etapas históricas y en latitudes diversas con demasiadas coincidencias estructurales para ser menospreciadas por el sentido común.

Si por supuesto no queremos relacionar este tema con la política, tampoco deberíamos contraponerlo.


Bbliografía:

- Mito y realidad. Mircea Eliade.
Editorial Labor. Barcelona. 1994.
Traducción de Luis Gil.

- Diccionario de las religiones. Mircea Eliade y Ioan P. Couliano.
Ediciones Paidós Ibérica. Barcelona. 1994.
Traducción de Isidro Arias Pérez.

domingo, septiembre 24, 2006

UN PAR DE APUNTES SOBRE EL ARTÍCULO DE KING LADEN OS AMA


Por un lado, añado:
En los vídeos que de forma desordenada va enviando a la cadena Al Yazira, la imagen de Bin Laden revela una serie de elementos
a tener en cuenta: dado que se muestra a sí mismo, está mucho más próximo a Cristo que al profeta Muhammad (que Allah le haga bajar de nuevo montado en una paloma) cuya representación está prohibida en el Islam. Concretamente se asemeja a la figura del Pantocrátor románico, en su expresión hierática (frontalidad y rigidez), esquemática (mueve una sola mano y lo justo) y su presencia etérea (que el fondo sea homogéneo e irreconocible no es tan sólo por razones estratégicas).
Bin Laden, como buen saudí, conoce el mundo occidental y se sirve de sus recursos semiológicos, la iconografía religiosa y el video, para dar a conocer su mensaje. Sencillamente, porque ese mensaje está destinado a los occidentales, y no al mundo árabe.

Y por otro, aclaro:
Cuando hablo de pornografía, construyo una tensión entre aquello que se muestra de manera excepcional y lo que secretamente encubre esa exposición. Las películas pornográficas son el mejor ejemplo de una tensión insoportable a ese respecto, pero no el único. Las pelis X, al mostrar de forma tan cruda aquello que relegamos al ámbito de lo privado y lo íntimo con tanto recelo, actúa como barrera para todo aquello que no sea sexo y la obsesión derivada de él. La pornografía encubre de forma tajante todo lo relacionado con los sentimientos, el mundo afectivo o la sensibilidad estética (y política ya ni en sueños) y propone una lectura de la realidad arquetípica y reduccionista como ninguna otra (un día leí una cita que si no recuerdo mal era de Roland Barthes “El amor es el tabú de nuestros tiempos”); es más, se burla de todo eso, básicamente porque no es lo que buscamos cuando acudimos a ella. La pornografía es la manifestación cultural más conservadora de occidente.. De igual forma, la manipulación informativa opera con discreción, y encubre lo relevante con máscaras grotescas y ensangrentadas. De igual forma, el ataque a las torres gemelas encubre décadas de abusos por parte de la CIA y el ejército estadounidense en medio mundo, y el desprecio de las administraciones por el destino de la población, como se pudo ver en New Orleans.

martes, septiembre 19, 2006

EN LA SEMILLA



No era pulso ni latido, sólo números

Y de su caparazón hace escudo
y se abre paso en la cresta del gallo
que se pliega de nuevo

De nuevo

En cada brote
el hálito poderoso
empuja segundos

Hoy dibuja su perfil la galaxia





(Dedicado a Quique, a Thais y a la pequeña Flora)

sábado, septiembre 16, 2006


Este artículo lo escribí, si no recuerdo mal, hace tres años. Aprovecho el aniversario del 11-s estadounidense para recuperarlo, (Sí, claro que lo he retocado, no te…).

KING LADEN OS AMA

Bin Laden, al igual que King Kong, es traído del otro lado del mundo (de los confines de la tierra, donde reinan los monstruos en forma de sociedades tradicionales) para representar una amenaza que renueve la confianza del pueblo en su sistema. Probablemente, también habrá quien, secretamente, afloje las cuerdas que atenazan a King Kong para que se lleve a cabo el plan real: la materialización de la amenaza, porque King Kong no es expuesto para el escarnio, como Quasimodo, sino para infundir terror. Hoy en día sin embargo ya no es necesaria ni tan sólo la presencia de King Kong en el escenario: la prensa es el escenario.

Tanto las dimensiones de KK como la lengua y la retórica de BL actúan como máscaras terroríficas, son los aspectos diferenciales.

Un solo pisotón de KK puede aplastar una calle entera, una sola frase de BL como la usual “Allahu akbar” (que significa “Dios es el más grande” en una lengua más antigua que el inglés) puede hacer tiritar de miedo a una familia que mira la tele en el salón de su casa.

KK presenta dos consecuencias directas de la desproporción: la hiperrealidad y la pornografía. La hiperrealidad es un déja vu, se revela cuando la ficción interpreta a la realidad en sus cualidades, en el desarrollo y en las consecuencias de la intromisión de aquello que es inimaginable en la vida real, pero que ha sido

vivido ya a través de la ficción. El ataque y el derrumbe de las torres gemelas reavivaron un miedo cultural y autóctono. La pornografía en King Kong se presenta bajo la tapadera de la ternura (una ternura hacia la chica que termina siendo lo más inverosímil de la película). Al mostrar el lado “humano” del monstruo se pretende cubrir la vergonzosa seducción que ejerce sobre nosotros, y más todavía en pleno acceso de violencia. Bin Laden representa una forma de santidad clandestina y antigua sin equivalente en occidente, desprovista de agresividad pero sin renunciar a la altivez. A veces parece que no toque el suelo. Pero recordarnos que no es más que un pijo millonario saudí no conseguirá devolvernos su lado humano porque no lo tiene y no queremos que lo tenga.

BL sugiere, con su ingenuo marketing prestado, que la lengua que habla es un abracadabra mágico, a partir del cual, toda amenaza verbalizada se cumple irreversiblemente. Aquí la realidad precede a la ficción, y los videos de BL son el rostro a juzgar por el odio o la admiración, como cuando sale por primera vez a la luz pública el rostro de un asesino en serie o del escritor de un libro de éxito. Dimensiones jurásicas y magia medieval. Ambos vienen del pasado o se disfrazan de él.

Qué mejor lugar que Nueva York, Babilonia moderna, para una demostración de fuerza “divina” que destruya los cimientos del mayor templo titánico. En sí, las torres gemelas no eran más que un símbolo, la estructura del poder ha quedado intacta; como en King Kong, el Empire State Building no era más que la proyección física, la celebración, del propio poder administrativo; por otra parte, solamente a él podía KK encaramarse, pues así podía ser visto por toda la isla. ¿Acaso no habría sido mucho peor, a instancias del poder, el hundimiento de todos los puentes y vías que comunican Manhattan con el continente? Dicho sabotaje habría sido menos espectacular, pero mucho más grave a la larga; las torres, en cambio, sepultaron a unos cuantos y han quedado en la memoria colectiva como la imagen del siglo. La máscara no hace daño, lo sugiere.

Ambos, KK y BL, simbolizan al enemigo requerido para la

reafirmación cultural de un pueblo, y éste es representado

como una bestia, adornada de connotaciones sexuales (herencia

del siglo XIX), o como un líder de la resistencia , adornado de

connotaciones revolucionarias (herencia del siglo XX).

El métier del poder es encontrar razones para legitimarse. Como el policía antidisturbios que cobra dinero por recibir el adoquín en la cabeza, el poder se retroalimenta de cualquier ataque frontal desde la nueva posición de víctima que éste automáticamente le brinda. De este modo, el 11-s legitima las invasiones de Afganistán e Iraq. Como anillo al dedo.

domingo, agosto 27, 2006

ANARQUISMO 2.


INFORME ABREVIADÍSIMO DE TEORÍA CLÁSICA ANARQUISTA


Podríamos hablar de tres periodos en la historia del anarquismo desde la perspectiva teórica:

1. El mutualismo de Proudhon: “A cada cual según su trabajo”.
El mutualismo se basa en una serie de ideas principales: la atribución del derecho a la tierra (entiéndase los espacios de producción) al trabajador, en equidad de condiciones y sin que se establezca la propiedad; la igualación estricta de los salarios y la equivalencia en los intercambios para evitar el lucro; y la más novedosa, el Banco del Pueblo. Tal y como nos lo explica Pierre Ansart “Este banco, fundado sin capital, tendría por única misión servir de intermediario entre los productores y entre éstos y los consumidores; no prestaría sumas de dinero para exigir intereses por ellas, sino que pondría en circulación bonos de cambio garantizados por los productos. Sin arriesgar ningún capital, cada adherente, productor individual o colectivo, obtendría un crédito igual en valor al producto de su trabajo y se obligaría a aceptar los bonos como pago por sus mercancías. Los bonos de cambio no tomarían como garantía el dinero en efectivo sino los productos ya elaborados o en vías de elaboración, y que no pueden sufrir depreciación. Esta inversión total de las reglas de circulación, imaginaba Proudhon, haría desaparecer los intereses, cosa que socavaría los cimientos de la propiedad privada. Sin necesidad de capital, el banco se encargaría de promover el crédito y la circulación, sin percibir más que una comisión para cubrir sus gastos de funcionamiento (…) Al poner los capitales gratuitamente a disposición de los trabajadores, la sociedad económica quedaría constituida únicamente por los productores, que cambiarían sus productos a precio de coste”.

2. El colectivismo de Bakunin: “De cada uno según su capacidad; a cada uno según sus méritos”. Capelletti lo explica del siguiente modo “(El mutualismo) no sólo implicaría una injusticia para con los mejores trabajadores sino también una drástica disminución del producto social. Según la fórmula colectivista, la tierra y los instrumentos de producción deben ser comunes, pero el fruto del trabajo debe ser repartido en proporción al esfuerzo y la calidad del trabajo de cada uno. De esta manera, aunque bajo modalidades un tanto diversas, se conserva el régimen del salariado”.
Al hacer hincapié en el concepto de mérito y al relacionarlo con una cuestión de justicia, no fueron pocos los que criticaron el colectivismo en el seno del anarquismo, dando lugar al tercer periodo:

3. El comunismo de Kropotkin. “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”. La idea principal del comunismo libertario se basa en la eliminación de cualquier tipo de salariado y la creación de un gran granero; es decir, no sólo los espacios de producción son comunes, sino también el producto. De este modo, el criterio de distribución, según las necesidades de cada uno, requerirá un cierto aspecto de centralidad. Los bienes, ni se intercambian, ni se canjean; se reparten.


Tanta discusión en comités y cafés de finales del XIX llevaron a algunos teóricos a adoptar posturas sintéticas:

“Resabios autoritarios.
Pugna con la idea de libre análisis y de libre acuerdo toda fórmula a priori, ya se trate de procesos de lógica, ya de procedimientos de organización.
Cuando adjetivamos nuestra aspiración libertaria queda establecido de antemano lo que queríamos, no sólo hacer, sino también que hiciese todo el mundo al día siguiente de la revolución. Por defectos naturales de educación social (sic), propendemos a encerrarnos en fórmulas simples y concisas que bien pronto se truecan en dogmas. Las enseñanzas actuales y nuestro organismo, saturado por la herencia autoritaria de siglos, quieren que seamos previamente blancos o negros, azules o rojos.
(…)
Es indiscutible que la revolución venidera tendrá por principal objeto socializar la riqueza, poner a disposición de todo el mundo los medios necesarios para vivir y desenvolverse. Cómo haya de procederse luego, lo proclama el socialismo a la manera autoritaria prometiéndose organizar desde arriba y en común la producción, el cambio y el consumo.
Nosotros los anarquistas deberemos enseñar a los trabajadores que se organicen por sí mismos, sin esperar las órdenes de nadie; que, por medio de acuerdos libres, se asocien para los diversos fines de la resistencia.”
(Ricardo Mella. Rotativo El Libertario. num.5.
Gijón. 7 de septiembre 1912)


Esto guarda una gran similitud con algunos comentarios de Michel Foucault:

“MARIE ODILE FAYE. Estamos en el estadio de la crítica… ¿Existe un estadio de la propuesta?

MICHEL FOUCAULT. Mi posición es que no tenemos que proponer. Desde el momento en que se propone, se propone un vocabulario, una ideología, que no pueden tener sino efectos de dominación. Lo que hay que presentar son instrumentos y útiles que se crea que nos pueden servir. Constituyendo grupos para tratar precisamente de hacer estos análisis, llevar acabo estas luchas, utilizando estos instrumentos u otros: es así finalmente cómo se abren posibilidades.
Pero si el intelectual se pone a reinterpretar el papel que ha interpretado durante ciento cincuenta años- de profeta, en relación a lo que debe ocurrir, a lo que debe ser- se prorrogarán estos efectos de dominación, y tendremos otras ideologías funcionando según el mismo tipo.
Es simplemente, en la lucha misma y a través de ella, cómo las condiciones positivas se dibujan.”
(Traducción de Miguel Morey)


Claro está que todas estas teorías (salvo Foucault) son del siglo XIX y pricipios del XX, y responden a una situación de explotación feroz, directa y unidireccional de una clase privilegiada a una mayoría trabajadora. Hoy en día, una nueva clase de explotación se da en cada relación productiva en cualquiera de las esferas sociales (el fontanero tima a su cliente para luego ser timado cuando compra fruta tres veces más cara de lo que vale y etc.), mientras las empresas, se llevan el grueso del capital vendiéndonos aquellos servicios a los que tenemos derecho y que conforman la sociedad de bienestar que nos hace tan dichosos.
No en vano, ahora se habla de ciudadanía en lugar de proletariado, pues es nuestra condición de ciudadanos (es decir, la sociedad entera en todas sus relaciones) la que nos puede amparar de los excesos del capitalismo, ya que la solución a corto plazo, qué remedio cabe, pasa por las leyes.
Por otra parte, estas teorías generales remiten a una situación de tabula rasa o post-revolucionaria, muy poco probable hoy en día, teniendo en cuenta que cada cuatro años hay una mayoría de la población que vota a favor del capitalismo y de un sistema estatal. Es ésa y no otra la razón por la que la reivindicación anarquista actualmente se centra en formas de colectivización puntuales, grupales, y en la creación de espacios de relaciones productivas y artísticas no especulativas. Aquí reside la importancia de conocer las diferentes teorías históricas y sus correspondientes escuelas.


Bibliografía:
-El pensamiento de P. J. Proudhon. Víctor García.
Editores Mexicanos Unidos S.A. 1981. México D.F.

-La ideología anarquista. Angel J. Capelletti.
Editorial Laia/Divergencias. 1985. Barcelona.

-Ideario. Ricardo Mella.
Ediciones CNT. Toulouse. 1975.

-Un diálogo sobre el poder. Michel Foucault.
Alianza/Materiales. Madrid. 1981.




APÉNDICE 2

El capitalismo se ha adueñado de los valores universales más básicos, manipulando su verdadero sentido, para encorsetarlos en
un discurso que justifique los fundamentos de su estructura sociopolítica.
En efecto, los que protestamos no exigimos más que orden, justicia y libertad, entendidos en su verdadera dimensión.
¿Qué es orden? (Da verdadero pavor escuchar a los medios de comunicación decir cosas como “La policía restableció el orden”) Centrémonos en describir qué es desorden y sabremos su contrario. Desorden es marginación, analfabetismo, miseria y explotación, pues estas situaciones no pueden ser toleradas por ninguna sociedad constituyente, y porque sus consecuencias directas inciden en el devenir colectivo a través de la delincuencia y la violencia que generan. Orden es el grado de cumplimiento de las voluntades individuales.
La justicia, aparte de un sistema judicial punitivo, es el grado de optimización de las condiciones de vida y de trabajo del ciudadano. Lo injusto político es el cortocircuito burocrático, que impide al individuo la consecución de su voluntad.
La libertad, lejos de significar libertad de elección capitalista para justificar la competencia feroz del consumismo (que dispersa las necesidades individuales) y el multipartidismo como mercantilización política (que dispersa las necesidades colectivas), ha de ser entendida como ausencia de coacción.
La libertad es el estado natural del hombre, la ausencia de impedimentos de ningún tipo para la conquista de las voluntades individuales.
Se actúa y se piensa libremente por naturaleza, no por derecho, por esa razón hay que construir la sociedad desde, y no para, la consecución de esa facultad. No se otorga un derecho fundamental si no se ha arrebatado antes.

viernes, agosto 18, 2006

HAN MATAT A L'ANNA A BRASIL.
MALEÏTS TOTS AQUELLS QUE PERMETEN QUE EXISTEIXIN MILIONS DE PERSONES ABOCADES A LA MISÈRIA, A LA FALTA ABSOLUTA DE RECURSOS I AL DESARRELAMENT TOTAL, RAONS PER LES QUE HI HA PERSONES CAPAÇES DE MATAR PER UNS BOTINS DE CUIR O QUATRE RALS. SI ELS HAN MATAT A ELLA I A LA SEVA PARELLA UNS SIMPLES ATRACADORS O UNS SICARIS MAI HO SABREM, SON CONSEQÜÈNCIES DE LA MATEIXA INJUSTICIA.

FINS SEMPRE, ANNA
ET RECORDARÉ CADA ANY QUE PASSI.

jueves, agosto 17, 2006

EL RETO ACTUAL DEL FEMINISMO

Considero que la etapa actual de la reivindicación feminista tiene como objetivo encarar la insoportable propaganda mediática que, en nombre de un extraño concepto de la emancipación, ha tergiversado el programa real del feminismo y sus verdaderas aspiraciones, enmarcadas desde sus inicios en la reivindicación socialista.
Por esta razón, creo necesario recordar que la emancipación de la mujer pasa por la plena realización de su ideal de autosuficiencia.

El canon ideal de autosuficiencia según el feminismo es:

1. No necesita el dinero del hombre
2. No necesita el permiso del hombre
3. No necesita la adulación del hombre.

Se entiende que estas premisas para la autosuficiencia son universales, pues solamente cambiando hombre por jefe, progenitor o tutor, aludimos a cualquier persona mayor de edad, susceptible de no cumplir alguna de ellas.



No responden al canon los siguientes arquetipos:

PUTA: Aquella mujer que vive de los favores económicos de un hombre a cambio de sexo. Me refiero a la amante tradicional en el ámbito burgués, no a la prostituta, pues ésta se ve abocada a la prostitución por falta de recursos, siendo en ese caso víctima de las circunstancias.

BARBIE: Aquella mujer que representa con su vida lo que
la muñequita de marras simboliza: sumisión al hombre, al aspecto físico, y al consumismo. Capitalismo lacado.

SEXBOMB: La Barbie recauchutada. Aquella que se rebela contra los dos principales condicionamientos inherentes al ser humano: la herencia genética y el paso del tiempo. No contentas con su cuerpo, se someten a la tortura de dietas criminales y operaciones quirúrgicas para cambiar su aspecto. El resultado es siempre catastrófico y homogeneizador (la prueba está en el tipo de hombre que gusta de estas mujeres). Titanismo consumista.

TONTA: Aquella mujer que, cuando el hombre la manda callar, efectivamente calla, porque ha permitido que ese hombre se haya adueñado de todos los ámbitos de su vida.

LOLITA: Aquella chica que, debido a sus encantos y a la condición de su edad, se somete a la adulación del hombre. La Lolita se cree dueña de sus actos, sin reparar que éstos la ciñen cada vez más a un marco de dependencia a la lógica legitimadora, al tópico, la autocomplacencia, la repetición y, en definitiva, a todo aquello que ella sugiere en su juego, pero que nunca realizará, o dicho de otro modo, a provocar en otra persona aquello que su presunción le ha incapacitado de cumplir. Es, efectivamente y en esencia, una voyeur.

TREPA: Típica propaganda capitalista disfrazada de feminismo. La obsesión por el éxito social y la competitividad son enfermedades sin género. Se dan conductas extremas que inciden en el ámbito privado con el único objetivo de trepar profesionalmente.


Y POR ENDE, PROCLAMO: Estos arquetipos que no responden al canon serán siempre objeto de mi burla.

Y por cierto, si quieren ustedes ver algo increible no dejen de visitar este blog: homeliving.blogspot.com

domingo, agosto 13, 2006



Y me pregunto yo ¿por qué Thelonius Monk estuvo tanto tiempo tocando con el patata de Charlie Rouse? ¿para que no le hiciera sombra?

El disco con Coltrane, como ejemplo, demuestra que al lado de un músico innovador, hipersensible y contundente como él, el resultado es arrollador.

Escuchar a Monk significa esperar a que Rouse acabe su solo.

Propongo concurso de respuestas al misterio.

sábado, agosto 12, 2006


















































Per loungecollective.blogspot.com

Ja deia jo que el quadre de Jacint Todó em sonava a alguna cosa. El balcó en perspectiva m'ha fet recordar el del minotaure de Frederik Watts. Però les noies, retratades al més pur estil romàntic anglès, m'han fet ficar la mà al fons del sac de la memòria, fins que he trobat a sir Lawrence Alma-Tadema, a qui vaig descubrir fa uns quants anys en un llibre.
Aquest quadre es diu A coign of vantage, que vol dir la cantonada convenient o preferent.

Per cert, resulta que els nostres pares es coneixen. Pregunta-li pel Paco Llobet.
Petita i antiga és Barcelona...


Si la respuesta de los santos barbudos a la impunidad criminal de EEUU e Israel es asesinar a cientos de ciudadanos occidentales entonces esa misma impunidad queda reafirmada, legitimada.
¿Qué se puede esperar de un millonario saudí antiguo colaborador de la CIA?
A tomar pol culo.

El cuadro es de Vassili Vereshchaghin.

miércoles, agosto 09, 2006

Queridos lectores de mi blog (bloc en català). Para leer el texto ANARQUISMO 1 más cómodamente, tenéis que seleccionar el texto con el botón izquierdo del ratón y con el botón derecho marcar "copiar", luego, en vuestro escritorio, con el panel del botón derecho abrid un documento nuevo de word y clicad el maletín de "pegar". Una vez se haya copiado texto, se puede jugar con el tamaño de las fuentes hasta encontrar el deseado.
No pinchad gas mechero.

martes, agosto 08, 2006

ANARQUISMO (1)

SOBERANISMO LIBERTARIO

“Nosotros somos independentistas, no nacionalistas” Le oí decir

esto a Carod Rovira en una entrevista en Tele5, y si bien esto

podría despertar dudas airadas entre la población de un país

desinformado ya desde la escuela, para el que no hay otro

nacionalismo que el periférico, y la política se resume en una

discusión entre la izquierda y la derecha, también es verdad que

la aseveración no es para nada delirante. El único problema es

que en el caso de Carod Rovira, es simplemente mentira.

Es cierto que en el seno del anarquismo han existido líneas

ideológicas próximas al utopismo ilustrado y su defensa

del universalismo, la abolición de cualquier tipo de división

territorial y la creación de lenguas universales sustitutivas

(no sólo el esperanto, la lista es larga, luego ridícula).

Estas tendencias que podríamos denominar pangeanistas

(en recuerdo de Pangea, la tierra continental previa a la división
de las placas tectónicas) están efectivamente en el fondo de

cualquier reivindicación libertaria, si bien representan su aspecto

más cándido y novelesco. Ahora mismo tenemos vías de

comunicación globales, fronteras diáfanas para el comercio,

y una lengua universal como el inglés (y el francés o el castellano

en su defecto) y sin embargo, a pesar de las ventajas que estas

medidas aportan, todo esto no ha servido para otra cosa que para

afianzar el capitalismo occidental a costa de la imposición de

su sistema al tercer mundo (pues tal, y no otro, es el cometido

del banco mundial: condicionar un aporte económico a cambio

de medidas político-económicas á la carte).

Precisamente hoy, la reivindicación de la izquierda tiene más que ver

en ocasiones con el proteccionismo cultural y económico que defendían

los nacionalismos conservadores del s. XIX que con el universalismo tradicional.

No en vano, es la palabra liberalismo la que ha pasado de unas

manos a otras.

La desinformación impuesta ha querido ver en el anarquista a

un defensor de los más acaramelados devaneos universalistas

y le tachará de farsante si le pilla argumentando aquello que no

se ajusta a la imagen que el desinformado

tiene de tan pintoresco dinosaurio (y le reprocha a aquél de no

ser fiel a sus ideas aunque difieran de las de éste). Así, el

desinformado creerá que el anarquista está en contra de todo

lo relacionado con nación, nacionalidad, pueblo, identidad,

intereses comunes, sentimiento de pertenencia, etc. Y que a su vez,

el soberanismo encarna una ideología localista, racista, tozuda

e ignorante; pues bien, se hace saber, por consejo de Bakunin, que el

soberanismo ha sido una de las bases sobre las que se ha conformado

el anarquismo, pues uno de los primeros derechos colectivos

inapelables es el derecho a la autodeterminación. Se entiende por

libre asociación no sólo la disposición orgánica y libre de los

individuos en sus relaciones productivas en un sistema asambleario,

sino también el derecho del colectivo X a seguir o no dependiendo

ni que sea simbólicamente de Y, incluso en un contexto

pre-revolucionario:

“Punto 7. Reconocimiento del derecho absoluto de toda nación,

grande o pequeña, de todo pueblo, débil o fuerte, de toda provincia,

de toda comuna a una completa autonomía, siempre que su constitución

interior no sea una amenaza y un peligro para la autonomía y la

libertad de los países vecinos.

Punto 8. Del hecho de que un país haya constituido parte de un Estado, aunque

se hubiera agregado libremente a él, no se desprende de ningún

modo la obligación de quedar asociado siempre a ese Estado (…)

El derecho de la libre reunión y de la secesión igualmente libre es el

primero, el más importante de los derechos políticos; sin él la

confederación no sería más que una centralización enmascarada. (…)

Punto 12. La Liga reconocerá la nacionalidad como un hecho natural

que tiene incontestablemente derecho a una existencia y a un desenvolvimiento

libres, pero no como un principio, (…)

eminentemente aristocrático en el fondo, hasta el desprecio de

los dialectos de las poblaciones no instruidas,- que niega implícitamente

la libertad de las provincias y la autonomía de las comunas, y no es

sostenido en ningún país por las masas populares, de quienes sacrifica

sistemáticamente los intereses reales a un supuesto bien público,

que no es nunca más que el de las clases privilegiadas-, ese principio no expresa

más que los pretendidos derechos históricos y la ambición de los Estados. “

Federalismo. Miguel Bakunin. Ginebra. 1867.

Traducción de Abad de Santillán de la edición de Max Nettlau. 1923.

Ediciones Júcar. 1977.

Vaya, a qué nos suena todo esto…Últimamente se han dicho muchas de las cosas

que podemos leer en los puntos 7 y 8; pero nadie ha dicho nada

parecido a lo escrito en el punto 12. Ahí está la diferencia. Y es que

Bakunin lo deja muy claro en otro momento de la declaración al comité central:

viene a decir que es justa y prioritaria la libre secesión siempre y cuando no

suponga volver a un sistema estatal y capitalista, porque no

habrá servido de mucho.

En la próxima entrega hablaremos de la estructura política propuesta por

las diferentes teorías que han conformado la ideología anarquista.

Salut!

APÉNDICE 1.

Hay un par de cosas que quiero comentar respecto a la imagen que popularmente

se tiene del anarquista, y en concreto la del personaje de

Juan Diego en París-Tombuctú de Luis García Berlanga. Lejos de querer criticar

o burlarme de Berlanga, y entendiendo que el personaje es una exageración per se

en aras de la comicidad, me va como anillo al dedo

para ejemplificar una serie de clichés que en efecto existen en nuestra sociedad.

Frases como “Qué sería un anarquista sin su bomba” remiten a

una época posterior a la etapa teórica de Bakunin y Kropotkin entre otros,

en la que algunos grupos del proletariado más desfavorecido e incluso de la

intelligentsia llevaron a cabo actos violentos en toda Europa.

Sobre este punto hay que tener en cuenta dos cosas: a) Estos actos

violentos aislados (pongamos por caso la bomba del Liceu) pasan

a la historia como crímenes injustificados sin más, siempre que no vengan

seguidos de una revolución victoriosa como la soviética, en ese caso, los

historiadores consideran esos actos como importantes precursores, aunque

simples chispas premonitorias de la rabia popular que desembocará en un proceso

de cambio político inevitable.

b) Lo que hoy se entiende como Acción Directa, es decir, la puesta en

práctica de medidas persuasivas y/o violentas contra el poder, antaño

significaba algo mucho más próximo a la verdadera política, pues hacía referencia

al tipo de relación que los trabajadores en huelga o en fase de negociación debían

establecer con la patronal o con el gobierno, pues era frecuente la intromisión de

partidos como el comunista o sindicatos verticales que mediaban entre unos y

otros según sus intereses, monopolizando la lucha sindical a nivel nacional.

Acción Directa era el slogan a favor de un diálogo directo y en contra del centralismo

en el seno de la propia lucha.

Un anarquista sin bomba es un anarquista sin bomba. O mejor dicho,

un anarquista de verdad. Porque si lo que se persigue es la emancipación total,

ésta incluye a toda la sociedad en su conjunto (¿o acaso alguien cree que hay

que matar a su mitad privilegiada? Tal medida no es anarquismo, sino un crimen

autoritario). Hay que obligar a la clase privilegiada al privilegio

de su integración en el colectivo, en una relación productiva indisociable

de la personal.

En otro momento de la película, el grandioso Manuel Alexandre le dice

a Juan Diego algo así como “Eso, vete al Caribe, a darle propina a los camareros…”.

La propina

ha sido considerada durante mucho tiempo por la izquierda en general como un

acto de prepotencia por parte del cliente y una prenda innecesaria para el trabajador,

según la máxima comunista para la que todo aquello que se aparte del salario es

corrupción, favoritismo, y por ende capitalismo. Estamos de acuerdo; o en todo

caso, estaríamos de acuerdo si ése fuera el estado de las cosas según la voluntad

del pueblo. Pero como ocurre en muchas ocasiones, este tipo de máximas –

Yo no doy propinas; yo no tengo tele; yo no cojo taxis; yo no tomo medicinas;

yo no voto.-acaban sobreviviendo a las verdaderas convicciones, cuando éstas

pierden fuelle práctico en una sociedadde consumo generalizado.

Un par de amigos, Víctor Caballero y Tore, antiguos compañeros de trabajo en

el restaurante Semproniana (muy buenos los ajos… ¿Cómo lo hacéis?) me

comentaron que en una ocasión vinieron a cenar Joan Saura y la Mallol, y que

no dejaron propina porque, según comentaron, ellos son comunistas y los comunistas

no dejan propina. Vale, así que, los dirigentes de un partido integrante del tripartito

en el ayuntamiento de Barcelona y en la Generalitat, que en ningún momento han

propuesto ningún proyecto de carácter, valedor de la verdadera izquierda,

como la re-nacionalización de los servicios básicos y su gratuidad en nombre del

bien común, el precio de la vivienda estipulado por ley de manera que no suponga

más del 25% (En BCN llega al 70%) del salario del usufructuario,

la erradicación de la escuela privada, la gratuidad de la oferta cultural, la gratuidad

del transporte público, etc. Éstos, decía, no dejan propina porque son comunistas.

Pues éstos, un día, nos van a privatizar las playas. Tiempo al tiempo.

Al capitalismo no lo tumbarán las costumbres, si éstas no son realmente mayoritarias,

tampoco las bombas, pues éstas, además de inmorales, se pierden en la

intrascendencia política de sus resultados y regalan al poder razones de legitimidad;

tampoco lo tumbará el nudismo del que hace gala Juan Diego en la película

(En Barcelona, no está prohibido, luego está integrado). Al capitalismo lo tumbará

la iniciativa privada no lucrativa: las escuelas colectivas, el trueque, la cultura gratuita,

la autogestión, etc. Aunque lo más probable es que se acabe comiendo a sí mismo.